Los huesos son los elementos rígidos, las vigas y pilares de nuestro cuerpo en cuyo interior se encuentra la médula ósea y son los responsables del almacenamiento y producción de elementos tan importantes como el calcio, el fósforo y los glóbulos rojos. El conjunto de todos los huesos forma el esqueleto.

¿Qué es una fractura?

Es la pérdida de continuidad de un hueso a consecuencia de fuerzas, golpes o tracciones cuyas intensidades superen la elasticidad del hueso

Clases de fracturas

● Dependiendo de si está respetada o no la integridad de la piel:

 Fracturas cerradas, cuando se rompe el hueso pero no hay heridas en la piel.

 Fracturas abiertas, cuando hay una herida que comunica el hueso con el exterior, pudiendo incluso asomar los fragmentos de hueso a través de la abertura. Son más peligrosas; pues conllevan el riesgo de infección y de hemorragia.

● De cara a su posterior inmovilización:

 Fracturas alineadas: los fragmentos óseos no se han movido.

 Fracturas desplazadas: los fragmentos óseos se desvían por las tensiones musculares.

Síntomas generales de una fractura 

De forma general, se puede sospechar de la existencia de una fractura si el accidentado presenta varios de los siguientes síntomas:

• Dolor, que aumenta al presionar en el punto de la lesión.

• Hinchazón, calor y enrojecimiento de la zona.

▪ Incapacidad funcional, imposibilidad o limitación de los movimientos habituales.

• Movimientos anormales, crepitación y chasquido o ruido en el momento de producirse.

• Deformidad de la zona, en las fracturas con desplazamiento.

• Hemorragia, en las fracturas cerradas se verá hematoma (cardenal).

• Shock, provocado por la propia hemorragia o por el dolor. Ante la posibilidad de que pueda existir además una hemorragia o por las repercusiones del dolor, observaremos síntomas generales como taquicardia, palidez,…etc.

Actuación

Nuestra acción será:

1. Evitar movilizaciones

2. Exploración:

◦ Evaluación primaria: signos vitales.

◦ Evaluación secundaria: preguntando por sensaciones, dolor, posibilidad de movimiento, comparación de extremidades, acortamiento de las mismas, deformidades, etc.

3. Valorar los pulsos dístales (radial o pedio), para descartar la existencia de hemorragias internas.

4. Ante una fractura abierta poner aposito estéril sobre la herida.

5. Tapar al accidentado (Protección térmica).

6. Evacuación, manteniendo el control de las constantes vitales y vigilando el acondicionamiento de la fractura.

Inmovilización

Si no se mueve el hueso ni la articulación conseguiremos:

1. Prevenir posibles lesiones en músculos, nervios y vasos sanguíneos.

2. Evitar que cambie de cerrada a abierta o de incompleta a completa

3. Reducir el dolor.

4. Evitar el shock. Para inmovilizar una fractura se deberán seguir las siguientes recomendaciones:

● Tranquilizar al accidentado y explicarle lo que le vamos a hacer.

● Quitar todo lo que le pueda comprimir cuando se produzca la inflamación (relojes, anillos…..).

● Inmovilizar con material ( férulas ) rígido o bien con aquel que una vez colocado haga la misma función que el rígido (pañuelos triangulares )

● Almohadillar las férulas que se improvisen (maderas, troncos….).

● Inmovilizar una articulación por encima y por debajo del punto de fractura.

● Nunca reducir una fractura (no poner el hueso en su sitio).

● Trasladar siempre a un centro hospitalario. Ante cualquier duda, es preferible pedir CONSEJO MÉDICO POR TELÉFONO antes de actuar. LA INMOVILIZACIÓN SE IMPROVISA CON: BASTONES, TABLILLAS, REVISTAS, ETC, Y SE SUJETA CON: VENDAS, CINTURONES, ETC.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *